fbpx

ÉRASE UNA VEZ UNA GOLOSINA

ÉRASE UNA VEZ UNA GOLOSINA

“¡Este fin de semana iremos donde la abuela!”

Con seguridad, este ha sido el mensaje más emocionante de muchos de nosotros en la niñez por parte de nuestros padres.

Y es que, ir a la casa de la abuela significaba tener que preparar una pequeña maleta con la ropa y algunos juguetes porque el plan también era pasar varios días allí.

El viaje era divertido, porque se trataba de ir a un pueblo lejos de la ciudad, donde podíamos ver muchos animales que no solemos ver en la ciudad y el ambiente de campo era oxigenante para nuestros pulmones.

Por lo general, las casas de las abuelas se encontraban llenas de laberintos, historias, fotos y recuerdos que nos asombraban y estimulaban nuestra curiosa imaginación.

Cuando llegábamos donde nuestra “abuela” “nonna” o la “mita” sabíamos que con seguridad encontraríamos el espacio propicio para jugar, correr, compartir.

Además, allí comeríamos sus deliciosas recetas, las que también incluía exquisitos postres y que nuestros ojos veían como grandes tentaciones porque por supuesto, ella nunca escatimó en ofrecernos abundantes porciones a nosotros y al resto de los nietos que coincidían con la visita.

Lea aquí una deliciosa receta de Helado Frito de Galletas Muu

La abuela, que siempre han tenido un tiempo exacto para todo, elegía un horario donde nos sentaba a todos a escuchar un relato exquisito con un “Érase una vez una golosina” donde nos contaba como resultó en nuestras manos el postre de natas, el arroz con leche, las cocadas, el manjar blanco, el postre de tres leches y la cuajada con melao de panela.

Este mes que se celebra las madres, queremos desde dulcería.co traer al recuerdo el origen de algunas de esas recetas de postres que han sido tradicionales en el país y que son nuestras abuelas las que con su memoria y sabiduría ancestral han perpetuado sus preparaciones hasta nuestros días.

Encuentre aquí el legado que ha dejado las mujeres en la repostería colombiana

Cuajada con melado de panela

Este es un dulce propio de la región del Altiplano Cundiboyacense. La preparación de la cuajada sólida se dio a conocer en el período de la colonia española cuando se empezó a consumir la leche cuajada. No obstante la población autóctona le introdujo una variación que luego le dio el carácter de postre: el melao.

El melao es un almíbar que se prepara con panela y agua y que le aporta un sabor contrastante al postre.

Arroz con leche

Este postre es típico de nuestra gastronomía tradicional, y es uno de los postres más apetecidos entre grandes y chicos.

Tiene formas diversas de prepararse en los departamentos del país, en incluso de Latinoamérica.

Los ingredientes de esta receta son: arroz, leche, azúcar, rajas de canela y vainilla. En otros lugares se agrega un espesante como el huevo o la harina, y para endulzar la leche condensada.

En algunas preparaciones se agregan acompañantes como ciruelas pasas, uvas pasas, queso o canela en polvo en el momento de servir.

Se puede consumir frío

 o caliente según la preferencia.

Postre de natas

El postre de natas es uno de los tiene su origen en la zona andina de Colombia. Se trata de un postre que se elabora a partir de la nata que se forma cuando la leche se hierve varias veces.

Luego de retirar todas las natas en una olla diferente se mezcla con un jarabe azucarado, huevos y pasas.

Algunas personas le añaden ron a la mezcla.

Conoce aquí la receta de la María Luisa Encantada.

Postre de tres leches

Esta es una preparación que llego a América por influencia europea, que se derivó de recetas clásicas británicas e italianas. Se dice que al llegar a tierras americanas se incluyó la adición de licor en la preparación.

Consiste en un bizcocho que se baña con tres tipos de leche: leche evaporada, crema de leche y leche condensada. Se suele acompañar con ron o un merengue de claras de huevo y cerezas, para luego ser espolvoreado con canela.

La decoración del postre varía de región o del gusto de quien lo consume.

Share this post


Acaba de agregar este producto al carrito: